+ STUDY. PROFECÍA & HISTORIA VAN JUNTAS. BY FABIAN MASSA.

+ STUDY. PROFECÍA & HISTORIA VAN JUNTAS. BY FABIAN MASSA.

Preguntó el Señor:
¿Quién es como yo?
    Que se presente y les demuestre su poder;
que haga lo que yo he hecho desde tiempos antiguos
    cuando establecí a un pueblo y expliqué su futuro.
No tiemblen; no tengan miedo.
    ¿Acaso no proclamé mis propósitos para ustedes hace mucho tiempo?
Ustedes son mis testigos, ¿hay algún otro Dios?
    ¡No! No hay otra Roca, ni una sola». Isaías 44.7-8 NTV.


La profecía es un anuncio de lo que en algún momento será historia. En este pasaje El Señor dice claramente que Él explicó el futuro de Israel desde antiguo:

26 Sin embargo, yo sí cumplo las predicciones de mis profetas.
    Por medio de ellos le digo a Jerusalén: “Este lugar volverá a ser habitado”,
y a las ciudades de Judá: “Ustedes serán reconstruidas;
    yo restauraré todas sus ruinas”.
27 Cuando hable a los ríos y les diga: “¡Séquense!”,
    se secarán.
28 Cuando diga de Ciro: “Él es mi pastor”,
    sin falta él hará lo que yo digo.
Él ordenará: “Reconstruyan Jerusalén”;
    y dirá: “Restauren el templo”».


Esta profecía de Isaías, sobre la reconstrucción de Jerusalén  y de las ciudades de Judá (44.26), fue dicha más de 150 años antes de su cumplimiento, designando para ello a Ciro, a quien llamó “Su Pastor” (44.28) a quien le entregó el Poder para conquistar los Reinos de la Tierra (Isaías 45.1-3) y la razón, para que Ciro restaure a Israel (Isaías 45.4).
En el año 538 a.C. el ejército de Ciro rey de Persia, quien venía de conquistar los territorios de territorios de Media[1], Siria y Lidia[2] puso sitio a la ciudad de Babilonia. Según Heródoto,[3] en la noche del 12 de octubre del 539 a.C., Nabónido fue asesinado[4]. Los sacerdotes de Marduk traicionaron a Nabónido (2° Señor del Reino ya que el 1° Señor era Nabopolasar) y abrieron todas las puertas interiores de las calles que daban al río: En los tiempos en que reinó Nabónido en Babilonia (entre el 556 y 539 a.C.), la ciudad de Babilonia se extendía sobre una superficie de aproximadamente 850 ha. Gracias a la arqueología hoy se sabe que en esa época, la ciudad era casi rectangular (unos 2400 m x 1600 m). Fuertemente amurallada y dividida en dos zonas de área desigual por el río Éufrates. A la muralla exterior Nabucodonosor II le agregó una segunda muralla interna. Nabónido a su vez añadió una muralla interior entre la ciudad y el río, creando una nueva puerta para el paso por el puente al lado oeste de la ciudad. En esencia, Babilonia era una sucesión de recintos amurallados, unos dentro de otros, regulados geométricamente mediante ángulos rectos. La muralla del recinto interior consistía en un doble cinturón defensivo de 7 metros de anchura, al que se le añadía un foso conectado con el río que la rodeaba. El espacio entre los dos muros, de unos 12 m, estaba rellenado con tierra en toda su altura. Había una torre cada más o menos 50 m, con lo que se calcula que hubo cerca de 350. La defensa se completaba con rejas de broce con cerrojos de hierro sumergidas en el Éufrates, allí donde terminaban las murallas, para evitar que el enemigo pudiera vadear el río por sus zonas menos profundas. Estas son las rejas a que se refiere la Escritura en Isaías. 45.2B.
Gobrias[5], General del Ejerció Medo-Persa, entró sin batalla[6]  en Babilonia el 12 de octubre del 539 a. C., llegando Ciro varios días más tarde. Darío[7] (Daniel 5.31) fue designado como gobernador de Babilonia, y se nombraron subgobernadores en las provincias menores. Para la conquista de Babilonia, Ciro tuvo el sustancial apoyo del sacerdocio babilonio, que estaba enfrentado con Nabónido a causa de sus reformas religiosas.


Ese mismo año (539 a.C.) Ciro emitió el Decreto para la reconstrucción de Jerusalén: 

«Esto es lo que ordena Ciro, rey de Persia: »El Señor, Dios del cielo, que me ha dado todos los reinos de la tierra, me ha encargado que le construya un templo en la ciudad de Jerusalén, que está en Judá. Por tanto, cualquiera que pertenezca a Judá, vaya a Jerusalén a construir el templo del Señor, Dios de Israel, el Dios que habita en Jerusalén; y que Dios lo acompañe. También ordeno que los habitantes de cada lugar donde haya judíos sobrevivientes los ayuden dándoles plata y oro, bienes y ganado, y ofrendas voluntarias para el templo de Dios en Jerusalén.» Esdras 1.2-4 NVI.

Dios anticipa la historia en la Profecía, da señales y datos precisos para que puedan ser encontrados y medidos. Dios es anunciador de lo que vendrá, para que aquellos que vean el cumplimiento entiendan que Él es el único Señor[8], el propósito primario de la profecía es demostrar la soberanía de Dios, para que las personas creamos:

1.      11 Yo, sí, yo soy el Señor,    y no hay otro Salvador. 12 Primero predije tu rescate,     y después te salvé y lo proclamé ante el mundo. Ningún dios extranjero jamás lo ha hecho. Tú, Israel, eres testigo de que yo soy el único Dios     —dice el Señor—. 13 Desde la eternidad y hasta la eternidad, yo soy Dios. No hay quien pueda arrebatar a nadie de mi mano; nadie puede deshacer lo que he hecho». ISAÍAS 43.11-13 NTV.

2.      6 Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. 7 ¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir. 8 No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno. ISAÍAS 44.6-8 RV 60.

3.      14 »Reúnanse, todos ustedes, y escuchen: ¿Quién de ellos ha profetizado estas cosas? El amado del     ejecutará su propósito contra Babilonia; su brazo estará contra los caldeos. 15 Sólo yo he hablado; sólo yo lo he llamado. Lo haré venir,     y triunfará en su misión. 16 »Acérquense a mí, escuchen esto: »Desde el principio, jamás hablé en secreto; cuando las cosas suceden, allí estoy yo.» ISAÍAS 48.14-16 NVI.

4.      29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. Jesús mismo en Juan 14.29 RV60


Historia y Profecía van juntas. Ambas se estudian. Ni una ni la otra se aprenden por ósmosis, por casualidad, por cantar canciones bobas, sino estudiando. No entender la profecía y no conocer la historia es un desaire para con Aquel que anunció la Historia por medio de la Profecía, porque implica no conocer Su Palabra y desconocer cómo Su Palabra forjó la Historia.

No es coherente decir que amas al Señor y no te intereses ni por lo que dijo ni por lo que hizo. Despierta ya tú, al que durmieron!! La Semana 70 está por comenzar, no te quedes afuera.



Profecía, un anticipo de la historia. Historia, el cumplimiento de la profecía.





[1] A pesar de que las fronteras de Media nunca estuvieron perfectamente fijadas, su territorio correspondía al noroeste del actual Irán. Su capital fue Ecbatana, la actual ciudad de Hamadán. Su parte oeste está dominada por los Mtes. Zagros y limitaba con Asiria, al sur con Elam y Persis (Fars), en el árido este con Partia, y al norte, Media estaba separada del mar Caspio y Armenia por los montes Elburz.

[2] Lidia o Reino de Lidia fue una región histórica situada en el oeste de la península de Anatolia, en lo que hoy son las provincias turcas de Izmir y Manisa. Fue reino e imperio desde la caída del Imperio Hitita hasta su conquista por los persas, según unas fuentes desde el 1300 a. C. y, según otras, desde el 718 hasta el 546 a.C.
[3] Heródoto de Halicarnaso fue un historiador y geógrafo griego que vivió entre el 484 y el 425 a.C.
[4] Daniel 5.30
[5] Gobrias noble persa general de Ciro el Grande. Jugó un papel importante en la captura persa de Babilonia en octubre del 539 a. C. http://es.wikipedia.org/wiki/Ciro_II_el_Grande#cite_note-3
[6] La idea de conquista no violenta es presentada por la Crónica de Nabónido y el Cilindro de Ciro. No obstante, documentos administrativos indican reparaciones en las fortificaciones de Babilonia meses después de su conquista.
[7] Darío el Medo según el libro bíblico de Daniel fue el sucesor en el trono del rey caldeo Belsasar (Nabónido) cuando las fuerzas persas de Ciro II “El Grande” conquistaron la ciudad de Babilonia. Para aquel entonces Darío tenía unos sesenta y dos años. Reinó de 539 a 537 a. C. como el gobernante real sobre el Imperio medo persa. A Darío de Persia de lo identifica como el hijo de Asuero de la descendencia de los medos. Aparte de la información que hay en la Biblia, no se sabe nada definitivamente acerca de Darío el Medo. http://es.wikipedia.org/wiki/Dario_el_Medo

Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

ARGENTINA, ABORTO: ¿SI o NO?- EL CASO EN ISLANDIA Y OTROS PAISES. BY FABIAN MASSA.