Reflexión. El pecado de Caín y la ruina de las Naciones. By Fabian Massa.



El primer  pecado de la humanidad fue el de Adán y Eva (desobediencia) una transgresión contra Dios, sus consecuencias fueron muy graves[1]:

·         Fueron echados de Edén, lo que implicó perder de comer del Árbol de la Vida.
·         Como consecuencia de lo anterior, apareció el Reino de la Muerte
·         Aparecen las plagas y las enfermedades
·         Surge el trabajo forzado para sustentarse:”Comerás el pan con el sudor de tu frente”
·         Los dolores del parto para la mujer.


Caín mató a su hermano Abel, pervirtiendo la ley de Dios, que dice claramente: “No matarás” (Ex. 20.13) Cada vez que un hombre comete asesinato, está recreando el pecado de Caín. Este segundo pecado de la humanidad fue la transgresión contra el prójimo, que empezó como celo, envidia, odio y finalmente asesinato.
Violar los derechos del prójimo trae como consecuencia:


·         Perder la comunión con Dios, y con ello el favor de Dios.
·         El ser rechazado por la tierra (la maldición de la tierra Gen 4.11 – 12) que se cierra para no dar frutos[2]. El transgresor no prospera en su trabajo.
·         El ser rechazado por la tierra no permite al transgresor “echar raíces” en ningún lugar.

El erudito Félix García López dice que: La maldición – castigo de Caín es mucho más dura que la de Adán; éste aunque con fatiga y sudor; puede conseguir frutos de la tierra; Caín no[3].

Violar los derechos del prójimo acarrea iniquidad, que es una herencia de maldición para las futuras generaciones: Enfermedad, miseria, abandono, ruina, desarraigo.

Cuando en una sociedad el pecado contra el prójimo es moneda corriente, la tierra se cierra y rechaza a sus moradores. Los que vivan en ciudades desoladas por la marginalidad y la opresión miren y observen: Seguramente verán que esto es así.

Estamos en el Tiempo de la Gracia, el tiempo donde el Señor hace misericordia a todos los que se arrepientes, donde escucha a todos los que interceden pidiendo perdón por los pecados, no solo por los propios sino también de la Nación.

Una Iglesia que clama por el perdón, desde los pecados de los principales y gobernantes (Daniel 9) hasta los propios pecados es una Iglesia que abre una oportunidad para que la Tierra deje de vomitar a sus habitantes, para que empiece a caer la Sanidad del Cielo, para que las Tinieblas retrocedan, para que se quiebre el Círculo Vicioso para dar lugar a la Virtud.

La Semana 70 está por comenzar, Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos[4]. Oremos pues por Misericordia para los que sufren, los que tienen hambre, los pobres, los oprimidos, los que no tienen salida. Oremos para que los que hacen maldad se puedan arrepentir, dejen de hacer lo malo y aprendan a hacer lo bueno. Para que Dios sane nuestras Naciones.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa