Study. La Estatua, las Cuatro Bestias y el Nuevo orden Mundial (NWO) PARTE I. By Fabian Massa.



En el capitulo dos del libro de Daniel (Daniel 2.1-48), podemos leer que en el segundo año de su reinado (aprox. 603 a.C.) Nabucodonosor[1] tuvo una serie de visiones que lo perturbaron. La historia relatada en la Biblia dice que el rey había tenido un sueño que lo había desvelado. Inmediatamente fueron convocados los “sabios y los caldeos” que eran los adivinos y astrólogos que asesoraban al rey en diversas cuestiones. El rey exigió a sus servidores que le revelaran el significado del sueño, los adivinos le contestaron que lo harían gustosamente una vez que el rey se dignara contárles y allí precisamente radicaba el problema: El rey había olvidado su sueño.

El problema, claro está era de los caldeos, pues Nabucodonosor entendía que si eran verdaderamente magos, deberían poder adivinar su sueño. Como ninguno de ellos era capaz de hacer semejante cosa, Nabucodonosor decidió ejecutarlos a todos. Pero Daniel pidió ver al rey para revelarle el sueño:

26 El rey le preguntó a Daniel, a quien los babilonios le habían puesto por nombre Beltsasar:
—¿Puedes decirme lo que vi en mi sueño, y darme su interpretación?
27 A esto Daniel respondió:
—No hay ningún sabio ni hechicero, ni mago o adivino, que pueda explicarle a Su Majestad el misterio que le preocupa.28 Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios. Ese Dios le ha mostrado a usted lo que tendrá lugar en los días venideros. Éstos son el sueño y las visiones que pasaron por la mente de Su Majestad mientras dormía: 29 Allí, en su cama, Su Majestad dirigió sus pensamientos a las cosas por venir, y el que revela los misterios le mostró lo que está por suceder. 30 Por lo que a mí toca, este misterio me ha sido revelado, no porque yo sea más sabio que el resto de la humanidad, sino para que Su Majestad llegue a conocer su interpretación y entienda lo que pasaba por su *mente.
31 »En su sueño Su Majestad veía una estatua enorme, de tamaño impresionante y de aspecto horrible. 32 La cabeza de la estatua era de oro puro, el pecho y los brazos eran de plata, el vientre y los muslos eran de bronce, 33 y las piernas eran de hierro, lo mismo que la mitad de los pies, en tanto que la otra mitad era de barro cocido. 34 De pronto, y mientras Su Majestad contemplaba la estatua, una roca que nadie desprendió vino y golpeó los pies de hierro y barro de la estatua, y los hizo pedazos. 35 Con ellos se hicieron añicos el hierro y el barro, junto con el bronce, la plata y el oro. La estatua se hizo polvo, como el que vuela en el verano cuando se trilla el trigo. El viento barrió con la estatua, y no quedó ni rastro de ella. En cambio, la roca que dio contra la estatua se convirtió en una montaña enorme que llenó toda la tierra. Daniel 2.26 – 35 NVI.


Analicemos los datos que nos da la Biblia en este pasaje:

Nabucodonosor soñó con una estatua conformada por cuatro partes de distintos materiales:

1.         La Cabeza de oro puro: Representaba al Imperio Babilónico, Nabucodonosor II era esa cabeza. El oro es el material más valioso, más noble y también el más pesado[2]. En términos temporales, representaba el presente de ese momento. Debe leerse que el tiempo discurría hacia la parte inferior de la estatua, es decir que sus pies son el momento más lejano en el futuro.

2.         El pecho y los brazos de plata: La plata sigue en valor al oro, y también en cuanto a su posición en la tabla periódica de los elementos, ya que es más liviana que el oro[3]. Este reino sería de menor esplendor y nobleza que el de Babilonia.

3.         El vientre y los muslos de bronce: El bronce es una aleación de cobre y estaño, seguía en valor a la plata y representa un reino de menos brillo que el anterior.

4.         Las piernas y los pies de hierro: El hierro es el metal menos valioso y el más liviano[4]. El último reino y el más lejano en la línea del tiempo hacia el futuro. Sería el más cruel y duro, pero hacia el final de su tiempo se presentarían divisiones internas (dedos de hierro y barro cocido, es decir partes que no se pueden amalgamar y por lo tanto son débiles)



Es interesante notar dos puntos importantes sobre los que volveremos luego:

      I.              Se trata de una misma estatua con diferentes reinos a lo largo del tiempo.

    II.              En el sueño una gran roca que ninguna mano humana empujó, golpeó la estatua y la deshizo, mientras que la roca se convirtió en una montaña que ocupó toda la tierra (Daniel 2.35)
En el capitulo siete de Daniel, ya durante el primer año del reinado de Nabónido (habría comenzado a reinar en 556 a. C. hasta 539 a.C. año en que el Imperio cae bajo Ciro de Persia) ve en visiones que del mar surgen cuatro bestias:

»La primera de ellas se parecía a un león, pero sus alas eran las de un águila. Mientras yo la observaba, le arrancaron las alas, la levantaron del suelo, y la obligaron a pararse sobre sus patas traseras, como si fuera un hombre. Y se le dio un corazón *humano.
»La segunda bestia que vi se parecía a un oso. Se levantaba sobre uno de sus costados, y entre sus fauces tenía tres costillas. A esta bestia se le dijo: “¡Levántate y come carne hasta que te hartes!”
»Ante mis propios ojos vi aparecer otra bestia, la cual se parecía a un leopardo, aunque en el lomo tenía cuatro alas, como las de un ave. Esta bestia tenía cuatro cabezas, y recibió autoridad para gobernar.
»Después de esto, en mis visiones nocturnas vi ante mí una cuarta bestia, la cual era extremadamente horrible y poseía una fuerza descomunal. Con sus grandes colmillos de hierro aplastaba y devoraba a sus víctimas, para luego pisotear los restos. Tenía diez cuernos, y no se parecía en nada a las otras bestias.
»Mientras me fijaba en los cuernos, vi surgir entre ellos otro cuerno más pequeño. Por causa de éste fueron arrancados tres de los primeros. El cuerno pequeño parecía tener ojos humanos, y una boca que profería insolencias. Daniel 7.4-8 NVI.


Las cuatro bestias son cuatro reinos, la visión de Daniel confirma el sueño de Nabucodonosor II  y su interpretación por parte del mismo Daniel:

      I.              El León con alas de Águila: El imperio Babilónico (la cabeza de oro), que se extendió del 626 al 539 a.C.

    II.              El Oso que rengueaba y que comía tres costillas: El Imperio Medo-Persa (Pecho y brazos de plata) rengueaba por que sus patas tenía diferentes fuerzas, una representaba a los Persas (los más fuertes) y la otra pata a los Medos (la parte más débil de la alianza). Las tres costillas representaban tres reinos que el Oso “había devorado”: a) Lidia (en la costa sur de Turquía) en el 546 a.C.;  b) Babilonia en el 539 a.C. y c) Egipto en el 526 a.C.

  III.              El leopardo que tenía 4 alas y cuatro cabezas: Se trata del imperio Griego de Alejandro Magno. El leopardo es un felino inteligente, rápido y fuerte, se corresponde con el vientre y los muslos de bronce de la estatua de Nabucodonosor II. Un leopardo doblemente alado sería mucho más rápido, Alejandro conquistó todo el Mundo de su época en tan solo 12 años. Cuatro cabezas: El ejército se apoyaba en cuatro generales, que a la muerte de su líder se repartieron el vasto Imperio.
El “cuerno más pequeño que profería insolencias” fue sin dudas, Antíoco Epifanes, descendiente de Seléuco, uno de los cuatro generales de Alejandro, quien estableció su dinastía en Siria. Antíoco Epifanes después de someter a Egipto pasó por Palestina y ocasionó un grave daño a Jerusalén (168 a.C.) suspendiendo el culto y poniendo la Abominación Desoladora en el Altar del Templo. (Ver 1 de Macabeos capítulo 1).

 IV.              La Bestia de fuerza descomunal: Tenía diez cuernos y era distinta de las otras bestias, se corresponde con las piernas y pies de hierro de la estatua. Es una visión del Imperio Romano que venció a los griegos en el 168 a.C. y se extendió hasta el 476 d.C.


La visión de Daniel 7 confirma el sueño de Nabucodonosor de Daniel 2 y amplia los detalles. La estatua del sueño tenía distintas partes y cada una de ellas era un reino. Cada uno de los cuatro imperios en su momento ocupó toda la tierra conocida, imponiendo en sus dominios un Único Orden Mundial y absoluto. En la segunda parte de este estudio, veremos el paralelismo con la profecía de Apocalipsis 13 sobre el último Nuevo Orden Mundial.




[1] Se trata de Nabucodonosor II 630 – 562 a.C.
[2] En la Tabla periódica de los elementos el oro (Au) tiene el número 79
[3] La Plata (Ag) tiene el número 47
[4] Hierro, (Fe) número 26.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa