Reflexión (Sh). Salir de lo viejo para entrar a lo nuevo. By Fabian Massa.


Tesoros de Sabiduría comparte con nosotros: Salir de lo viejo para entrar a lo nuevo.


El Señor habló a Abraham y de ordenó que se vaya de su casa paterna y de su tierra al lugar que Él le mostraría. Abraham creyó y salió (Génesis 11.31) y llegado el momento cruzó el río Éufrates y entró a Canaán.

Cuando Dios sacó a Israel de Egipto (un símbolo de la opresión del Mundo) les hizo cruzar el Mar Rojo (Ex.13.22), los llevó al Desierto donde Israel fue tratado para que se auto despoje de las cosas de Egipto que tenía incorporadas en su forma de pensar y aprenda a tener fe en la Palabra de Dios:

8 »Cumple fielmente todos los mandamientos que hoy te mando, para que vivas, te multipliques y tomes posesión de la tierra que el Señor juró a tus antepasados. 2 Recuerda que durante cuarenta años el Señor tu Dios te llevó por todo el camino del desierto, y te humilló y te puso a prueba para conocer lo que había en tu *corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos. 3 Te humilló y te hizo pasar hambre, pero luego te alimentó con maná, comida que ni tú ni tus antepasados habían conocido, con lo que te enseñó que no sólo de pan vive el *hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor. 4 Durante esos cuarenta años no se te gastó la ropa que llevabas puesta, ni se te hincharon los pies.5 Reconoce en tu corazón que, así como un padre *disciplina a su hijo, también el Señor tu Dios te disciplina a ti.6 Cumple los mandamientos del Señor tu Dios; témelo y sigue sus *caminos. 7 Porque el Señor tu Dios te conduce a una tierra buena: tierra de arroyos y de fuentes de agua, con manantiales que fluyen en los valles y en las colinas; 8 tierra de trigo y de cebada; de viñas, higueras y granados; de miel y de olivares; 9 tierra donde no escaseará el pan y donde nada te faltará; tierra donde las rocas son de hierro y de cuyas colinas sacarás cobre. Deuteronomio 8.1 – 9


Pero lamentablemente esa generación no creyó en lo que Dios decía y pereció en el desierto:
Si ustedes oyen hoy su voz,

8     no endurezcan el corazón, como en Meribá,[a]
    como aquel día en Masá,[b] en el desierto,
9 cuando sus antepasados me tentaron,
    cuando me pusieron a prueba,
    a pesar de haber visto mis obras.
10 Cuarenta años estuve enojado
    con aquella generación,
y dije: «Son un pueblo mal encaminado
    que no reconoce mis senderos.»
11 Así que, en mi enojo, hice este juramento:
    «Jamás entrarán en mi reposo.» Salmo 95. 7b - 11 NVI.



El autor de Hebreos (3.12 – 19) explica muy claramente este pasaje:
12 Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo. 13 Más bien, mientras dure ese «hoy», anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado. 14 Hemos llegado a tener parte con *Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio. 15 Como se acaba de decir:
«Si ustedes oyen hoy su voz,
    no endurezcan el corazón
como sucedió en la rebelión.»[c]


16 Ahora bien, ¿quiénes fueron los que oyeron y se rebelaron? ¿No fueron acaso todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés? 17 ¿Y con quiénes se enojó Dios durante cuarenta años? ¿No fue acaso con los que pecaron, los cuales cayeron muertos en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró Dios que jamás entrarían en su reposo, sino a los que desobedecieron?[d] 19 Como podemos ver, no pudieron entrar por causa de su incredulidad.

Esa primera generación murió en el desierto. Para entrar debieron cruzar el Mar Rojo y para salir, debía cruzar el Jordán (Josué 3). Solo lo lograron sus hijos y entraron a Canaán.
De la misma manera es hoy, el cristiano tiene que realizar dos movimientos fundamentales:

  1. Salir del Mundo, (arrepentimiento) para entrar donde El Señor lo tratará  (recordar que hasta Cristo después de su bautismo pasó 40 días en el desierto donde fue probado – Mateo 4).
  2. Una vez que el convertido aprende a caminar por fe lo lleva a cruzar un “Jordán espiritual” que consiste en vivir por fe.


Este pasaje de un lado a otro está claro entre Hebreos 5 (donde los discípulos no entienden las escrituras y por lo tanto no las ponen por obra, razón por la cual dan vueltas sobre sí mismos sin avanzar) y Hebreos 6 donde ya están experimentados en la práctica de la “Palabra de Justicia”.

Aquel que no haga el segundo cruce, no entrará en el Reino:

  1. No alcanza con estar en la Iglesia y congregarse cada domingo sino ponemos las enseñanzas en práctica. (Jeremías 7.4-5)
  2. No alcanza con “Saber La Palabra”, es necesario vivir según ellas. Cuando Nicodemo, experto en la Ley, se acercó a Jesús Él le dijo que era necesario nacer de nuevo del agua (arrepentimiento) y del Espíritu (Unción del Espíritu Santo) para poder ver (y entrar) al Reino de Dios (Juan 3).


Por todo esto, es necesario que crezcamos en el conocimiento de la Palabra de Dios y en la puesta en obra de la misma. Aunque en el esquema de la mayoría de las iglesias actuales pareciera que la gente avanza en "El Camino Cristiano" por permanecer, es decir, ser vistos y reconocidos por "estar siempre"; y a causa de ello ser puestos a liderar, a Supervisar, al frente de un Ministerio como Anciano o Presbítero, etc. sino conocen/entienden la Escritura (Y por lo tanto no la ponen en práctica) en realidad han avanzado dentro de la estructura de gobierno de su Iglesia, lo cual no implica necesariamente avanzar o tener un crecimiento espiritual.

Es inadmisible que los líderes/Ancianos no conozcan la Biblia. 
Es hora de cambiar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa