STUDY. Salmo 51. By Fabian Massa.

Salmo 51

Este salmo penitencial es una oración de profundo arrepentimiento. La historia (2 Samuel 11) cuenta del adulterio de David con Betsabe, esposa de Urías (oficial del Ejército de Israel) durante la guerra que Israel libraba contra los amonitas (hoy Jordania). 

El rey David seduce a la mujer, quien queda embarazada (vers. 11.5) Era necesario ocultar el pecado, así que David manda a buscar a Urias, para que duerma con su esposa y que parezca que el hijo fuese del matrimonio. 


Pero resultó que Urías se niega a dormir en su casa estando el Ejército de campaña. Viendo David que esta artimaña fracasaba, envió a Urías de nuevo al frente de batalla con una carta para Joab (comandante del Ejército) la nota ordenaba que a Urías se lo deje solo en medio del combate para que los enemigos lo matasen (vers. 15). Joab llevó a cabo la orden del rey, y a consecuencia de esto murieron varios soldados además de Urías (vers. 18 al 23). Una vez que Betsabé hubo acabado el duelo por la muerte de su esposo, David la llevó al Palacio y se casó con ella (vers. 26). En 2 S 12:1-15 el profeta Natán, por mandato de Dios, reprende a David por su mal proceder. La plegaria de perdón incluía arrepentimiento por arreglar la muerte de Urías, con el fin de ocultar su traición a su fiel súbdito (v. 14a).

Salmos 51. Reina-Valera 1960 (RVR1960)

51 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones (#strong 6588 peshá = rebelión). Lávame más y más de mi maldad (#strong 5771 avón = Iniquidad.), Y límpiame de mi pecado (#strong 2403 kjattah pecado) pecaminosidad habitual, tendencia natural (hombre caído) a hacer lo malo)
Porque yo reconozco mis rebeliones,
Y mi pecado está siempre delante de mí.


David hace una diferencia entre iniquidad, rebelión y pecado:

Iniquidad (#strong 5771 avón = Iniquidad
Es lo torcido, torcer el Camino indicado por Dios, acomodar la Palabra para que coincida con lo que yo quiero hacer. También es la consecuencia del pecado que queda para las generaciones futuras (herencia de iniquidad) y que a su vez marca una tendencia al pecado.

Rebeliones (#strong 6588 peshá = rebelión. La persona que se rebela sabe lo que hace y deliberadamente elige lo que sabe que está mal.). En 2 sam 11.2 Antes de enviar por la mujer, David averigua quien era y cuál era su situación. Le informan que es casada y con un oficial del Rey. Sin embargo, igualmente envía a buscarla (V3)

Pecado (#strong 2403 kjattah pecaminosidad habitual, tendencia natural del hombre caído a hacer lo malo)

10 Crea (#strong 1254. Verbo bara, crear) en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí.

Bará #strong 1254. Verbo crear de la nada, solo Dios puede hacer esto. David está pidiendo una regeneración total, reconociendo que solo Dios puede operar así en el corazón del hombre.


11 No me eches de delante de ti,
Y no quites de mí tu santo Espíritu.
12 Vuélveme el gozo de tu salvación,
Y espíritu noble me sustente.


Dice Lewis Sperry Chafer[1]: El israelita nacía en una relación de Pacto con Yavé (Jehova), y de ahí en adelante podía continuar la correcta relación con Él por medio de los sacrificios que eran para pagar por sus pecados, y recibir el perdón y la restauración por parte de Dios.

Sin embargo, David tiene una conciencia más profunda del pecado y del corazón de Dios, y sabe que el sacrificio de animales no sirve de nada si no hay un verdadero arrepentimiento:

16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría;
No quieres holocausto.
17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado;
Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.
18 Haz bien con tu benevolencia a Sion;
Edifica los muros de Jerusalén.
19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia,
El holocausto u ofrenda del todo quemada;
Entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.

En el Nuevo Pacto, Cristo ya hizo el sacrificio por nuestros pecados. Todo aquel que se arrepienta de su mala vida, sus errores, sus maldades, (es decir sus pecados) recibe del Señor Jesús una restauración del alma, una regeneración del espíritu y una liberación de la Iniquidad (herencia de maldad generacional). Cristo tiene una nueva Vida para todo aquel que lo busca de corazón. En Su misericordia Dios perdona todo maldad, por más grande que sea. 

La Semana 70 está por comenzar, este es el momento de tu liberación: Acepta el sacrificio de Jesús en la cruz y sé salvo.





[1] Teologia Sistemática Tomo I. Ed. Clié. Barcelona 2009. Página 414.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa