Reflexión. La soberbia del fariseo. By Fabian Massa

Sobre Lucas 18.9 - 14

A algunos que, confiando en sí mismos, se creían justos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: 10 «Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.” 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”

14 »Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Lucas 18.9 – 14, NVI.
Los fariseos eran una secta judía, que vivían siguiendo la interpretación de la Torá[1]. Los recaudadores de impuestos (Publicanos) eran Judíos que trabajaban para el Imperio Romano cobrando los impuestos (eran considerados “Colaboracionistas del Imperio opresor y por lo tanto odiados y despreciados).

Tenemos pues en esta parábola los dos extremos de la sociedad Judía de la época de Jesús:
  1. Los fariseos, el nivel social top. 
  2. Los publicanos, quienes eran considerados peores que cualquiera de los pecadores (ladrones, malhechores y adúlteros)
El fariseo oraba consigo mismo, él se alababa delante de Dios pensando que era mejor que los demás por mérito propio. Sin darse cuenta pecaba de soberbio, y no halló gracias delante de Dios. El publicano en cambio, sabiéndose pecador volvió a su casa perdonado.

La soberbia entre los pentecostales.

Hay muchos pentecostales que tienen la misma percepción de sí mismos que tenía el fariseo de la parábola:

      I.       Ellos tienen la interpretación correcta de las Escrituras, los que no concuerdan con ellos son “Humanistas”. Pero cuando necesitan los servicios de un profesional, buscan a los mejores que por lo general son pobres y miserables “Humanistas Inconversos” como médicos, contadores, abogados u odontólogos, antropólogos, historiadores, etc.

    II.              Solo ellos tiene el fuego del Espíritu Santo, los demás están sin vida espiritual.

  III.             Ellos tienen el “Don de Lenguas”, (un parloteo inentendible que nadie traduce), los demás, pobres, no han recibido el “Bautismo del espíritu”. Sin embargo cuando necesitan capacitación le compran los libros a los teólogos bautistas, renovados, metodistas y hasta de católicos, que no tiene “vida espiritual” pero son los que saben.

 IV.              Ellos oran más o menos así:”Gracias te doy Señor, porque me has dado el Fuego de tu Espíritu, te pido por esos pobres (de las demás denominaciones) que aún no te han conocido como nosotros te conocemos”

Dios tenga misericordia de nosotros, que en realidad solo somos pecadores al igual que los demás, y la gracia de Dios se manifiesta en nosotros en que nos toca para darnos convicción de pecado y valentía para reconocer nuestra maldad y pedir perdón.


La Semana 70 está por comenzar, ¿Cómo está nuestro corazón?




[1] Torá o Ley de Moisés, los primeros cinco libros de la Biblia (Pentateuco) Génesis, Éxodo, Números, Levíticos y Deuteronomio. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa