STUDY. El Tercer Templo de Jerusalén, ¿Será material o espiritual? By Fabian Massa.



El término templo (del latín templum) designa un edificio sagrado. En su origen, designaba la zona del cielo que el augur utilizaba para contemplar qué aves la atravesaban y en qué sentido, estableciendo así los augurios. Muchas religiones, si no todas, tienen edificios que se consideran sagrados [1].

  Un poco de historia

El primer Templo de Jerusalén

El sentido de un Templo es contar con un lugar físico para las reuniones y el culto. Lo primero en levantarse con este fin fue Tabernáculo de Reunión en tiempos del Éxodo (Ex.25 a 40), tal cual su nombre lo indica es para la reunión entre Dios y los hombres. A partir del Ex. 25 todo el pentateuco girará en torno al Tabernáculo, pues es allí donde El Señor le hablaba a Moisés.
El Tabernáculo de Reunión de Moisés fue reemplazado por el 1° Templo de Jerusalén, construido por el Rey Salomón, hijo de David, en la explanada del monte Moriá, donde hoy está la Mezquita “El Domo de la Roca”. Este Templo fue destruido en el 586 a.C. por Nabucodonosor.
El segundo Templo de Jerusalén
Setenta años después de la destrucción de Jerusalén,  bajo el liderazgo de Zorobabel se reconstruye el Templo dirigido por Esdras.  Con la invitación de Zorobabel, el gobernador, quien les mostró un notable ejemplo de liberalidad contribuyendo personalmente con 1.000 dáricos de oro, además de otros regalos, la gente entregó sus regalos al tesoro sagrado con gran entusiasmo (Esdras 2). Primero levantaron y dedicaron el altar de Dios en el punto exacto donde se encontraba el antiguo. Luego limpiaron los escombros carbonizados que ocupaban el sitio del antiguo templo. Finalmente, en el segundo mes del segundo año (535 a. C.), y ante la emoción y júbilo del público allí congregado (Libro de los Salmos 116-11, se pusieron los cimientos del segundo templo.
Tercer Templo de Jerusalén
Alrededor del 19 a.C., Herodes el Grande comenzó una masiva renovación y expansión del templo. Éste fue demolido y se construyó uno nuevo en su lugar. La nueva estructura es referida algunas veces como el Templo de Herodes, pero también se le sigue llamando Segundo Templo ya que los rituales de sacrificios continuaban sin disminución durante todo el proceso de construcción.
Destrucción del Templo[2]
En el 66 d. C., la población judía se rebeló en contra del Imperio romano. En el 70 d. C., las legiones romanas bajo las órdenes de Tito reconquistaron y luego destruyeron la mayor parte de Jerusalén  y el Segundo Templo.
El último Templo antes de Armagedón
De acuerdo con la profecía de Jesús, que el apóstol Mateo documenta en el capítulo XXIV de su evangelio, una de las señales del fin[3] de los tiempos es la destrucción del Templo y de la ciudad de Jerusalén tras la Batalla de Megido (Armagedón).
Frente a esta profecía es obvio que para que se pueda cumplir, primeramente el Templo tendría que ser reedificado. Los judíos ya tienen todo lo necesario para la reconstrucción, incluidos los utensilios y la vaca bermeja para el sacrificio de purificación. De aquí que muchos consideran que para que se desate el Tiempo del fin faltaría que se cumpla con la reconstrucción como condición sine qua non.
Sin embargo, para otros pensadores cristianos, el último Templo ya fue construido, se trata de los creyentes que albergan en sí mismos la presencia del Espíritu Santo de Dios, siendo “Tabernáculos vivos”. Para los que piensan así, la destrucción del Templo es simple y sencillamente la persecución y muerte de los cristianos[4].
La persecución contra los cristianos es cada vez más violenta, solamente durante el S XX se asesinaron más cristianos por motivos religiosos que en los diecinueve siglos precedentes[5].
Si esto es así, ya no falta que se cumpla ninguna otra condición para que empiece la Semana 70, la Gran Tribulación de la que hablan los textos apocalípticos de la Biblia.
¿Estamos Listos?  Cristo viene pronto.
La Semana 70 está por comenzar. 
 ___________________________________________
[2] III. 26 En el tercer año del ministerio de Cristo, este fue crucificado. Éste se quedará sin ciudad y sin santuario, porque un futuro gobernante los destruirá. En Mt. 24.2 Jesús mismo confirma esta profecía cuando dice: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada. Y Jesús se estaba refiriendo al Templo y a la ciudad de Jerusalén. Con respecto al tiempo de esos sucesos Jesús anunció: 34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. En ese tiempo una generación abarcaba 40 años. Lo cual se cumplió porque en el año 70 durante la gran revuelta judía contra Roma, el Emperador envió a Jerusalén al Gral. Tito, quien arraso la ciudad y el Templo, matando a un millón de personas. http://www.lasemana70.com/2013/02/la-semana-70-1_12.html
[3] El Tiempo del fin no marca el fin del Mundo, sino el final del tiempo de la Gracia de Dios, IV. Es importante entender que entre la semana 69 y la 70 Dios ha interpuesto un tiempo de Gracia en el cual todos tenemos la oportunidad de arrepentirnos y volvernos a Dios, antes que se desaten los acontecimientos finales. En la última semana un príncipe destructor (el Anticristo) hará alianza con muchos. Habrá paz durante los primeros tres años y medio pero luego traicionará la alianza y hará que cesen el sacrificio y la oblación y que reine la abominación de la desolación, hasta que encuentre su destino. http://www.lasemana70.com/2013/02/la-semana-70-1_12.html

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ИССЛЕДОВАНИЕ . Мы живем , потому что Бог вдохнул жизнь в нас. По Фабиан Масса.

Дослідження . Один долар і масонські символи . За Фабіан Масса.

STUDY. El culto a la diosa Asera: ¿Es cosa del pasado o esta vigente? By Fabian Massa